Consejos

  • Ya puedes comprar pañales de tela o bien desechables pero ecológicos. El impacto en el medio ambiente será mucho menor que el de un pañal desechable normal.
  • El frigorífico sitúalo alejado de las fuentes de calor y con suficiente ventilación.
  • Mantén una distancia mínima entre la nevera y la pared.
  • Deja que los alimentos calientes se enfríen completamente antes de colocarlos en la nevera.
  • Evita mantener la puerta abierta mucho tiempo: puede ahorrar hasta un 5% de energía.
  • Descongelar cuando la capa de hielo supere los 5 mm.
  • Descongelando los alimentos en el interior de la nevera aprovechamos la energía que se ha utilizado para congelarlos.
  • Antes de comprar un frigorífico nuevo, ten presente el tamaño necesario. ¿Sabías que el consumo anual de este equipo puede aumentar en alrededor de 100 kWh (es decir, 45 kg de CO2 emitidos) por cada 100 l de capacidad del aparato? Para una persona es suficiente con un frigorífico de entre 100 y 150 l. Para dos personas 200 l podría ser suficiente. Y para cuatro personas calcule entre 300 y 350 l.
  • No olvides consultar su clasificación en la etiqueta energética antes de comprarlo. El ahorro entre un frigorífico clase A respecto a uno clase G, puede ser de hasta 450 kWh anuales, equivalentes a unos 200 kg de CO2.

Más información: www.consumoresponsable.org

Mas Trucos:

  • Apaga los aparatos que queden conectados permanentemente a la red. Colocar regletas de conexión con interruptor general permite desconectar de una sola vez muchos aparatos que, de otro modo, probablemente dejaríamos enchufados y consumiendo una cantidad de energía no despreciable.
  • Infórmate a la hora de comprar un producto de la potencia consumida en modo Stand by y elige aparatos que no registren consumos internos cuando no se usen.
  • Exige a los fabricantes que indiquen en las etiquetas el consumo en reposo del aparato

Más información: www.ceroco2.org

Deja un comentario