Como reciclamos

Reciclaje de Plástico:

Se procede a la clasificación de los plásticos: Polietileno de Alta y Baja densidad, Polipropileno, Poliestireno, PVC y Pet. Una vez separado el material se corta, se lava, se aglutina y pasa a extrusión. Nuestra tecnología importada de Europa genera una excelente calidad en filtración y desgasificación de los materiales, además de producir un pellet totalmente redondo permitiendo un flujo constante y homogéneo por las boquillas de la extrusora.

Reciclaje de papel, cartón y madera:

El papel y el cartón se recolecta, se separa y posteriormente se mezcla con agua para convertirlo en pulpa. La pulpa de baja calidad se utiliza para fabricar cajas de cartón. Las impurezas y algunas tintas se remueven de la pulpa de mejor calidad y se utilizan en la elaboración de papel reciclado para impresión y escritura. Algunas veces la fibra reciclada se mezcla con celulosa virgen (madera) para hacer productos de papel que contengan un porcentaje de material reciclado.

Vidrio:

Se separan según su color y composición. Después se limpian y se rompen en pequeños trozos. Se funden a altas temperaturas y se las vuelve a moldear. El vidrio que se produce a partir de material reciclado, además de producir menos desechos, evita la contaminación del aire en un 20%, la del agua en un 50% y se ahorra suficiente energía eléctrica como para mantener una bombilla de 60 voltios prendida durante 4 horas.

Chatarra y Metales:

En nuestras instalaciones se corta en trozos, se le somete a altas temperaturas y se le da la nueva forma deseada. En el caso del aluminio, se lo convierte en láminas sólidas, que luego serán prensadas reduciendo su anchura.
El reciclaje de los metales contribuye significantemente a no empeorar la situación actual de contaminación. Al reciclar la chatarra se reduce la contaminación del agua, aire y los desechos de la minería en un 70%. Obtener aluminio reciclado reduce un 95% la contaminación, y contribuye a la menor utilización de energía eléctrica, en comparación con el procesado de materiales vírgenes

Ley de las tres R

Las tres “R” de la ecología son Reducir, Reutilizar y Reciclar.

Reduce…
Todo aquello que compras y consumes tiene una relación directa con lo que tiras. Por ello, consume racionalmente y evita el derroche.

Sigue estas recomendaciones para dar un respiro a nuestro planeta:

  • Elige los productos con menos envoltorios
  • Reduce el uso de productos tóxicos y contaminantes
  • Lleva a la compra una bolsa de tela o el carrito
  • Disminuye el uso de papel de aluminio
  • Limita el consumo de productos de usar y tirar
  • Reduce el consumo de energía y agua

Cuando vayas a la compra intenta reflexionar: ¿es realmente necesario?, ¿es o no desechable?, ¿se puede reutilizar, rellenar, retornar o reciclar?…

Reutiliza…
Reutilizar consiste en darle la máxima utilidad a las cosas sin necesidad de destruirlas o deshacernos de ellas. De esta forma ahorramos la energía que se hubiera destinado para hacer dicho producto.

Cuantos más objetos reutilices, menos basura producirás y menos recursos agotables “gastarás”.

Sigue estos sencillos consejos:

  • Compra líquidos en botellas de vidrio retornables
  • Utiliza el papel por las dos caras
  • Regala la ropa que se te ha quedado pequeña

Reflexiona: ¿por qué destruir algo que nos ha costado tanto trabajo hacer?, ¿por qué tirar algo que todavía sirve?…

Recicla…
Reciclar consiste en usar los materiales una y otra vez para hacer nuevos productos reduciendo en forma significativa la utilización de nuevas materias primas.

¿Qué tipo de basura se recicla?
Se recicla todo lo que se puede vender para hacer nuevos productos.

  • Materia orgánica (restos de comidas)
  • Papel y cartón
  • Vidrio
  • Metales (hojalata, aluminio, plomo, zinc, etc)
  • Plásticos (polietileno, piliestireno, polipropileno, pvc, etc.)

Reflexiona: ¿Sabías que al reciclar una tonelada de papel se salvan 17 árboles? ¿Sabías que reciclando una lata de aluminio se ahorra suficiente energía como para hacer funcionar un televisor 3.5 horas?

Reciclar se traduce en:

  • Ahorro de energía
  • Ahorro de agua potable
  • Ahorro de materias primas
  • Menor impacto en los ecosistemas y sus recursos naturales
  • Ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo

Separa…
Una persona produce, por término medio, un kilo de basura al día. Separar los residuos y dar a cada uno el tratamiento adecuado es la clave de la recuperación.

La separación más habitual es:

 

Color típico del contenedor

Tipos de residuos que incluye

Envases

Amarillo

Normalmente incluyen los plásticos, metales y tetra-brik.

Materia orgánica

Restos de comida, pañales, cenizas, etc.

Papel-cartón

Periódicos, revistas, embalajes, etc.

Vidrio

Verde claro

Botellas, frascos, botes, etc.

Resto

Puede adoptar diferentes colores

Incluye los residuos que no están en ninguno de los apartados anteriores: trapos, envases de otros materiales, etc.

Uso de contenedores

El siguiente tipo de reciclaje le ayudara a seleccionar su basura usando depósitos en lugares especiales. Es necesario contar con tres depósitos, de preferencia en colores azul, amarillo y verde pues esto le ayudará a recordar en que deposito va a ir cada tipo de basura el orden quedara de la siguiente manera:

La basura de la casa la puedes separar en:

Contenedor Azul: Los papeles de libretas, revistas, periódicos…, y los cartones de cajas, embalajes, etc…, deben depositarse plegados en el contenedor de color azul para papel y cartón.

Contenedor Verde: Las botellas de vidrio y los tarros de cristal, sin tapones ni tapas, y vacíos de líquido, se depositan dentro del contenedor verde para vidrio.

Contenedor Amarillo: Los envases metálicos (latas de conserva, botes de refresco…), de plástico (botella de agua, de suavizante, de refrescos…) y Tetrabrik (leche, zumos, batidos…) se depositarán juntos en el interior del contenedor amarillo o de envases.

Contenedor Gris: cáscaras de frutas, sobras de comida, cabello y uñas, pasto y hojas, y esto es lo que usas para hacer la compost.