Como reciclamos

Reciclaje de Plástico:

Se procede a la clasificación de los plásticos: Polietileno de Alta y Baja densidad, Polipropileno, Poliestireno, PVC y Pet. Una vez separado el material se corta, se lava, se aglutina y pasa a extrusión. Nuestra tecnología importada de Europa genera una excelente calidad en filtración y desgasificación de los materiales, además de producir un pellet totalmente redondo permitiendo un flujo constante y homogéneo por las boquillas de la extrusora.

Reciclaje de papel, cartón y madera:

El papel y el cartón se recolecta, se separa y posteriormente se mezcla con agua para convertirlo en pulpa. La pulpa de baja calidad se utiliza para fabricar cajas de cartón. Las impurezas y algunas tintas se remueven de la pulpa de mejor calidad y se utilizan en la elaboración de papel reciclado para impresión y escritura. Algunas veces la fibra reciclada se mezcla con celulosa virgen (madera) para hacer productos de papel que contengan un porcentaje de material reciclado.

Vidrio:

Se separan según su color y composición. Después se limpian y se rompen en pequeños trozos. Se funden a altas temperaturas y se las vuelve a moldear. El vidrio que se produce a partir de material reciclado, además de producir menos desechos, evita la contaminación del aire en un 20%, la del agua en un 50% y se ahorra suficiente energía eléctrica como para mantener una bombilla de 60 voltios prendida durante 4 horas.

Chatarra y Metales:

En nuestras instalaciones se corta en trozos, se le somete a altas temperaturas y se le da la nueva forma deseada. En el caso del aluminio, se lo convierte en láminas sólidas, que luego serán prensadas reduciendo su anchura.
El reciclaje de los metales contribuye significantemente a no empeorar la situación actual de contaminación. Al reciclar la chatarra se reduce la contaminación del agua, aire y los desechos de la minería en un 70%. Obtener aluminio reciclado reduce un 95% la contaminación, y contribuye a la menor utilización de energía eléctrica, en comparación con el procesado de materiales vírgenes

Cómo clasifico mi basura

La basura es clasificada en dos principales categorías: orgánica e inorgánica. Basura orgánica es cualquier desperdicio que se descompone o que proviene de algún animal o planta (sin contar el papel). Basura inorgánica es cualquier desperdicio que haya sido hecho por el hombre, como metal, vidrio, o plástico.

Orgánica
Inorgánica


Residuos de plantas


Residuos de Animales


Metal

Papel

Vidrio

Plastico

La basura de la casa la puedes separar en:

1. Orgánica: cáscaras de frutas, sobras de comida, cabello y uñas, pasto y hojas, y esto es lo que usas para hacer la compost.
2. Metal: latas de aluminio y acero.
3. Papel y cartón: los cuadernos que ya no se usan ni se necesitan, los sobres (quitándoles la parte de plástico que traen algunos), las notas del súper, las cajas de cereal y parecidas, y el cartón corrugado.
4. Plástico: los envases de yogurt, las botellas de refrescos y sus tapas, bolsas del súper, bolsas donde vienen alubias, arroz y similares.
5. Vidrio: aquí van las botellas de vidrio y envases de vidrio.
6. Botes de leche y Tetrabrik: Tomate (brik), leche, purés, zumos y otras bebidas.
7. Todo lo demás: es todo lo que no saben dónde va o no se puede reciclar ni limpiar. Focos y toda la basura que trae varios materiales combinados y no se pueden separar fácilmente (como por ejemplo: ¿Dónde tirarían un teléfono o una plancha?). Y esta basura la pueden juntar con los desechos sanitarios, los pañuelos desechables, algodón usado y todo lo similar.