Uso de contenedores

El siguiente tipo de reciclaje le ayudara a seleccionar su basura usando depósitos en lugares especiales. Es necesario contar con tres depósitos, de preferencia en colores azul, amarillo y verde pues esto le ayudará a recordar en que deposito va a ir cada tipo de basura el orden quedara de la siguiente manera:

La basura de la casa la puedes separar en:

Contenedor Azul: Los papeles de libretas, revistas, periódicos…, y los cartones de cajas, embalajes, etc…, deben depositarse plegados en el contenedor de color azul para papel y cartón.

Contenedor Verde: Las botellas de vidrio y los tarros de cristal, sin tapones ni tapas, y vacíos de líquido, se depositan dentro del contenedor verde para vidrio.

Contenedor Amarillo: Los envases metálicos (latas de conserva, botes de refresco…), de plástico (botella de agua, de suavizante, de refrescos…) y Tetrabrik (leche, zumos, batidos…) se depositarán juntos en el interior del contenedor amarillo o de envases.

Contenedor Gris: cáscaras de frutas, sobras de comida, cabello y uñas, pasto y hojas, y esto es lo que usas para hacer la compost.

Ecotruco el Modo de Espera

¿Te has preguntado alguna vez cuánto te cuesta esa lucecita roja de tu televisor? De toda la energía que gastamos los españoles un 10% corresponde a aparatos supuestamente apagados, es decir en stand by. ¿Y cuánto dinero nos supone eso? Sólo con desconectar del todo nuestros electrodomésticos podríamos ahorrarnos casi 6.000 millones de euros al año.

El desarrollo tecnológico de nuestra sociedad nos trae a los hogares cada vez más aparatos que nos permiten vivir de una manera cómoda y confortable. No obstante, una característica que ya va siendo bastante común a todos ellos es que estos equipos simplemente por estar enchufados a la red consumen energía aún sin llevar a cabo la función para la que han sido diseñados. El modo de funcionamiento denominado Stand by, hace posible, por ejemplo, el poder encender la televisión o el video con el mando a distancia, mostrar la hora en el microondas, encender el ordenador con una llamada de teléfono, etc. En la siguiente tabla se recogen los consumos de diferentes aparatos electrónicos funcionando en modo Stand by y las correspondientes emisiones de CO2.

Según un estudio realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en España existe una potencia demandada total a la red eléctrica de alrededor de 300 MW por los equipos que se encuentran en modo de funcionamiento Standby, lo que equivale a un consumo de 2,6 millones de MWh al año, es decir, un nada desdeñable 1,6 por ciento del consumo eléctrico total español.

Como reciclamos

Reciclaje de Plástico:

Se procede a la clasificación de los plásticos: Polietileno de Alta y Baja densidad, Polipropileno, Poliestireno, PVC y Pet. Una vez separado el material se corta, se lava, se aglutina y pasa a extrusión. Nuestra tecnología importada de Europa genera una excelente calidad en filtración y desgasificación de los materiales, además de producir un pellet totalmente redondo permitiendo un flujo constante y homogéneo por las boquillas de la extrusora.

Reciclaje de papel, cartón y madera:

El papel y el cartón se recolecta, se separa y posteriormente se mezcla con agua para convertirlo en pulpa. La pulpa de baja calidad se utiliza para fabricar cajas de cartón. Las impurezas y algunas tintas se remueven de la pulpa de mejor calidad y se utilizan en la elaboración de papel reciclado para impresión y escritura. Algunas veces la fibra reciclada se mezcla con celulosa virgen (madera) para hacer productos de papel que contengan un porcentaje de material reciclado.

Vidrio:

Se separan según su color y composición. Después se limpian y se rompen en pequeños trozos. Se funden a altas temperaturas y se las vuelve a moldear. El vidrio que se produce a partir de material reciclado, además de producir menos desechos, evita la contaminación del aire en un 20%, la del agua en un 50% y se ahorra suficiente energía eléctrica como para mantener una bombilla de 60 voltios prendida durante 4 horas.

Chatarra y Metales:

En nuestras instalaciones se corta en trozos, se le somete a altas temperaturas y se le da la nueva forma deseada. En el caso del aluminio, se lo convierte en láminas sólidas, que luego serán prensadas reduciendo su anchura.
El reciclaje de los metales contribuye significantemente a no empeorar la situación actual de contaminación. Al reciclar la chatarra se reduce la contaminación del agua, aire y los desechos de la minería en un 70%. Obtener aluminio reciclado reduce un 95% la contaminación, y contribuye a la menor utilización de energía eléctrica, en comparación con el procesado de materiales vírgenes